martes, 11 de julio de 2017

La Tunda

Resultado de imagen de la tunda
“Pórtate bien mi morito pa´ que yo te dé café porque si viene La Tunda, La Tunda te va a cojé”, al son de la poesía el escritor esmeraldeño Adalberto Ortiz mantuvo vigente el mito de La Tunda, una figura del pueblo africano.
Esta historia llegó a la provincia de Esmeraldas junto a los esclavos y ha sobrevivido de generación en generación a través de la tradición oral.

Resultado de imagen de la tunda

Existen varias versiones de La Tunda, varia dependiendo de quien la cuente. El libro de La Cultura Popular en el Ecuador, tomo Esmeraldas, 1986, dice que este personaje mítico es el invitado necesario cuando se habla de los seres mágicos de la cultura afroecuatoriana.

La Tunda es una mujer de color, pero tiene una particularidad y es que muta. Adopta la apariencia física de cualquier conocido cercano. Madre, padre o hermana para poder engañar al niño o niña; pero el pequeño puede reconocerla porque tiene una pierna de palo o pie de molinillo.

En la historia relatan que La Tunda lleva a los jóvenes, no importa el sexo, hacia el monte o a un lugar alejado de su comunidad y los alimenta con camarones cocinados en una parte de su cuerpo. Cuando hace esto el pequeño queda “entundao” o ensimismado.
Resultado de imagen de la tunda

Cuando los familiares se dan cuenta de que falta un joven de la comunidad empieza la búsqueda. Todos van juntos a su encuentro y necesariamente tienen que asistir la madrina y el padrino del perdido, aunque lo rescaten la víctima queda “alelada” o “entundada” para siempre.
Análisis
Marta Cecilia Corozo, miembro del Consejo Nacional para la Igualdad de Pueblos y Nacionalidades, explica que este mito nació en África, en la época que
“cazaban” a los jóvenes para esclavizarlos.
Resultado de imagen de la tunda

Los adultos buscaban inculcarle miedo a los niños con la historia de La Tunda y así evitaban que salieran de su comunidad o le abrieran la puerta a cualquier persona, porque aunque fuera un rostro familiar, se podía tratar de La Tunda. “Así se garantizaba que si no había un adulto en casa, los niños o jóvenes estuvieran a salvo”, relata Corozo.
Cantos de cuna
“Duerme ya corazón, sino quieres dormir el cuco va a venir, y si te portas mal La Tunda te va a llevar. A los negritos llorones que no hacen caso a mamá La Tunda viene y los lleva. Negra hija de Macuma, primero te hace pollito, después te invita a seguir y luego te tiene perdío con un tapao de camarón”, es el fragmento de una canción que las mujeres interpretan a los niños desde que son muy pequeños.

Resultado de imagen de la tunda
Este mito aún se mantiene vivo. En Esmeraldas La Tunda y otros personajes mitológicos siguen vigentes en la cotidianidad, los pequeños se asustan y son ellos quienes cuentan a otros niños. “Nuestra tradición es rica y hermosa, me emociono al contar esta leyenda”,

No hay comentarios:

Publicar un comentario